miércoles, 24 de febrero de 2010

Pensiones


Hace muchos años que yo tenía asumido que la edad de jubilación iba a subir. Pero no esperaba 67 años, la verdad. Juro que tenía bastante asumido que probablemente a los de mi generación nos tocaría trabajar hasta los 70 años. Excluyendo, eso sí, a los trabajadores de sectores con regímenes especiales con la seguridad social (como los tan cacareados mineros, típico ejemplo en estos casos, y que se jubilan antes que los trabajadores de régimen ordinario, que somos la mayoría).

Cuando se decidió que la edad de jubilación fuese de 65 años, sobre la segunda mitad de los sesenta, la esperanza media de vida de los varones españoles era de 68 años (el de las mujeres unos 73). Suponiendo una entrada promedio en el mundo laboral a los 20 años (y ya es tardía, teniendo en cuenta que en aquella época había muchos menos universitarios), para los hombres estaríamos hablando de 45 años de trabajo para 3 años de jubilación. 15 a 1. Es poca jubilación, vale. Qué coño, es una jubilación de mierda. Pero tenía una ventaja: por cada peseta mensual que pagases en impuestos para pensiones, más o menos generabas un sueldo de 15 pesetas mensuales para un pensionista. Así estaba chupado tener un sistema de pensiones... ¡si se te mueren en seguida! Pero espera, eso no es todo... es que, además, la pirámide de población... ¡aún tenía forma de pirámide! Echando un vistazo a la pirámide de población de 1975 (por ejemplo) podemos calcular a ojímetro que había unas 13 personas bajo los 65 por cada persona mayor de esta edad (para ello hay que comparar la suma de las áreas en los gráficos). Por tanto: 15 x 13 = 195!! Uau!! Osea que por cada peseta que pagase cada ciudadano (ya la pagase él o la persona que le sustentase) durante su vida activa, se reunían 195 pesetas para cada jubilado! Un chollazo. Si suponemos una tasa de actividad del 50%, que tiene mucho sentido, nuestro 195 se queda en 97.5. Es decir, había 97.5 "unidades de trabajo" por cada "unidad pensionista".

Actualmente, entrando en el mundo laboral a una edad media de 22 años (por la mayor proporción de universitarios), estaríamos hablando de trabajar unos 43 años para disfrutar de 15.9 (esperanza de vida actual en España, aprox., es 80.9 años) de pensión. Por tanto, 2.7 años de trabajo por cada año de jubilación. Aunque suena apetecible, ya empezamos a preguntarnos cuánto tendríamos que pagar al mes como trabajadores para poder tener un sueldo de viejecitos... Bueno, espero que al menos el segundo factor (proporción de población jubilada VS población total) nos salve. Pero claro, la pirámide de población (de 2000 en este link) ya no parece una pirámide. Parece un bonsai feo. A ojímetro, como hemos hecho antes, podrían verse unas 6 personas no-jubiladas por cada jubilado. No es una cifra tan buena como antes, está claro: 2.7 x 6 = 16.2. Aplicando una tasa de actividad del 50% de nuevo, tenemos 8.1 "unidades de trabajo" por cada "unidad pensionista". Una birria. Por eso los presupuesto generales del estado tienen su campo más abultado dedicado a las pensiones. Porque por cada euro que pone cada trabajador en la hucha, SÓLO se generan 8.1 euros para algún sueldo de algún pensionista.

El sistema, hoy, ya es lo bastante raquítico y problemático con ese birrioso 8.1. Pero ahora imaginemos qué puede ocurrir cuando esa monstruosa generación (actualmente comprendida aproximadamente entre los 33 y los 47 años de edad) se jubile. Obsérvese la pirámide del link anterior, e imagínese ese enorme michelín subiendo hacia arriba, hacia arriba... con una natalidad evidentemente insuficiente para hacer que nuestra pirámide parezca, ni de lejos, ni un edificio de paredes verticales. ¿Resultado? No lo sabemos exactamente, pero algunos estudios demográficos arrojan la cifra de un jubilado por cada persona no-jubilada (lo cual, gracias a que hemos echado un vistazo a la pirámide de población, sabemos que no anda desencaminado). Si a eso añadimos que la esperanza de vida suba un poquito más (tampoco nada escandaloso, pongamos 3 ó 4 años más), dentro de 30 años tendríamos 2.15 años de trabajo por cada años de jubilación. Y por tanto: 1 x 2.15 = 2.15!! Tan sólo 2.15 unidades de trabajo por cada unidad pensionista.

Para poner un ejemplo gráfico, si queremos tener una pensión media de 650 euros/mes... cada trabajador tendría que pagar a la hucha de las pensiones 650 / 2.15 = 302 euros al mes. Acojona. Porque hay otros muchos gastos en el Estado además de las pensiones, por cierto. Y no es 650 euros sea precisamente la pensión que yo quisiera tener.

En esta momento ya podríamos elegir entre dos opciones: o nos preparamos para la madre de todas las subidas de impuestos de la historia de aquí a 30 años, o las pensiones serán una mierda tipo 100 euros mensuales, con lo que será como si no existieran y todo el mundo se hará planes privados. La primera opción es un desastre total y sería una ruina para la economía del país. La segunda es bastante triste y tampoco satisfactoria, puesto que los planes privados son más caros que la SS y, además, se irán haciendo más caros a medida que la esperanza de vida también suba.

Estas son las mátemáticas, las cuentas, vamos. Son muy aproximadas, evidentemente; he hecho simplificaciones como considerar sólo a la población masculina en los sesenta (al fin y al cabo era la inmensa mayoría de la población activa en aquella época), he utilizado una pirámide de 1975 para hablar de la segunda mitad de los sesenta... Hay cosas que matizar, incluyendo el fraude fiscal (aunque esa es otra historia). Pero el sistema funciona así. Euro que entra, euro que sale. Cada euro de pensión sale del bolsillo de los demás. Me gustaría saber quiénes son los que van a pagar las pensiones si no se sube la edad de jubilación, ¿serán Toxo y Méndez?

5 comentarios:

Moncho Veloso dijo...

Muy buen análisis, Alex. Datos más o menos hipotéticos pero muy certeros y ajustados a la realidad.

En cambio, ¿cuál es el argumento de sindicatos y todos los que hablan de pensionazo para defender su postura de oponerse? Ah, sí, que no quieren dar ni palo al agua. Eso sí, que esté ahí el Estado (ahora se acuerdan de él) para mantenerles.

¡A trabajar, coño!

alexc dijo...

Gracias Moncho. Gustaría hacer estos análisis con datos más precisos, pero las conclusiones no variarían mucho...

Por cierto, he visto en tu otro blog que conociste a mi primo, Paco Torres, en 1001 Medios! El mundillo del periodismo web, si es que es un pañuelo! jejeje

Curro dijo...

No puedo más que aplaudir otra vez, profesor Carreras.

Rama dijo...

Yo pensaba que tenías esto abandonado...

Tío me he levantado a las 7 menos cuarto pensando que eran las 8 menos cuarto.

Yo también aplaudo pero con los pies. Incluso añadiría algo más, y es que los autónomos, por ejemplo, no creo que se jubilen a los 65 sino que trabajarán hasta que se lo permita el cuerpo y la mente...

Anónimo dijo...

La verdad es que no creo que la solución sea ampliar la edad de jubilación, ni que nos crujan a impuestos a los que sí trabajamos, sino poner a la panda de vagos y manganzones, que a los 30 años todavia viven de sus padres, y se sientan a escoger puestos de trabajos y definir vocaciones, a que den palo al agua, y así halaríamos parejo a los que nos han dado el tamaño que tenemos con el sudor de su frente, que bien se han ganado el derecho al descanso.